Día 2. Sirena

Quisiera ser sirena, digo todas las mañanas
cuando los pies tocan el agua,
el cuerpo se hunde,
los brazos se estiran,
y las piernas patean.
No quiero salir nunca
ni siquiera cuando involuntariamente respiro
y la garganta se raspa por haber tragado agua
que saldrá expulsada violentamente.
Aún en esos momentos, lo único que quiero es volver a sumergir la cabeza,
dejar que los sentidos se inunden hasta ser líquidos
y yo no exista.
Abajo de la superficie no he encontrado caos
miedo
tristeza
tampoco lágrimas.
Quizá están en la profundidad
o al acecho.
No importa.
Qué más da si en este momento,
en este magnífico segundo en el que los oídos duelen por la presión,
hay silencio absoluto
y los pensamientos no tienen eco.
La única melodía es la de otros cuerpos que chocan contra la superficie
para también formar parte de este mundo.
Quisiera ser sirena, pienso
con dolor
mientras crecen las piernas nuevamente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s