Corremos

Caía. La oscuridad se apoderaba de los cuartos, las paredes se cerraban, ya no podía respirar. ¿Era un sueño? No lo sabía. Nadie le podía decir. Todos iban hacia sus habitaciones del segundo nivel. ¿Cuál segundo nivel? ¿De dónde vinieron las personas? Corre tras ellos en busca de respuestas. Se cae. Me caigo. No sé si de arriba o de abajo. Corre. Corro. Corremos. Sigo sin saber de quién.

Advertisement